Condena de Bout muestra la necesidad de un Tratado de Comercio de Armas

A principios del corriente mes, un jurado en Estados Unidos declaró al presunto traficante de armas ruso Viktor Bout culpable de tratar de vender armas pesadas a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Sin embargo, Bout fue condenado, no por el comercio de armas per se, sino porque el tratar con las FARC fue considerado por la justicia estadounidense como un acto de conspiración para asesinar a ciudadanos estadounidenses.

La experta de armas Kathi Lynn Austin reaccionó a la condena diciendo que ésta “(…) cierra la historia de uno de los más prolíficos facilitadores de guerra, de atrocidades y de terrorismo de la era posterior a la Guerra Fría. Tenemos que estar muy agradecidos que el mundo es un lugar más seguro ahora que el hombre que proveía de armas a los lugares de conflicto militar del planeta está encarcelado.”

“Para prevenir que un próximo empresario trotamundos e irresponsable tome el lugar de Bout, necesitamos un control internacional más fuerte y leyes internacionales para regular el trato global de armas.”

Oistein Thorsen de Oxfam Internacional comentó: “Es un muy buen día, considerando que el traficante de armas más notorio del mundo queda fuera de negocios para siempre. Sin embargo, es trágico que por no tener un Tratado Global de Comercio de Armas muchos otros traficantes inescrupulosos podrán seguir operando.”

“El proceso ha probado, sin que quede lugar a duda, qué oscuro e irregulado es el mundo del tráfico de armas. No podemos confiar en informantes bien pagos para detener a traficantes deshonestos. La solución está en mejores regulaciones internacionales. Ésto solamente puede ser logrado a través de un robusto Tratado de Comercio de Armas. Este Tratado, que será negociado por las Naciones Unidas este verano, forma nuestra mejor esperanza para disuadir traficantes de hacer negocios con los abusadores de Derechos Humanos más grandes del mundo.”

Fuente: Oxfam.org