El intento de los Estados Unidos para permitir el uso de Municiones en Racimo fue rechazado durante las negociaciones en Naciones Unidas

(Ginebra, 25 de noviembre de 2011) El intento realizado por Estados Unidos y otros países que aún producen y tienen stocks de municiones en racimo de empujar a los países a adoptar una norma que permitiría el uso de éstas armas de efecto indiscriminado, ha fracasado. Cerca de 50 países presentes en las negociaciones de las Naciones Unidas, rechazaron el intento cínico de darle cobertura legal al uso de éstas armas en el futuro. Esto da por terminado cuatro años de negociaciones.

“Esto no es un juego diplomático, es sobre salvar un gran número de vidas- el claro rechazo al establecimiento de estándares débiles, ha demostrado que los estados medianos y pequeños en alianza con las Naciones Unidas, el Comité Internacional de la Cruz Roja y la sociedad civil pueden fijar la agenda internacional” dijo Grete Ostern, asesora política del Departamento de Acción de Minas de Norwegian Peoples Aid, un miembro de la Coalición contra las Municiones en Racimo.

Ha fracasado el intento de  establecer una alternativa débil a la prohibición existente por Convención sobre Municiones en Racimo del 2008, que al igual que el Tratado de Prohibición de Minas de 1997, prohíbe: el uso, la producción y la transferencia de toda una categoría de armas y promueve el derechos de las víctimas y los sobrevivientes. La Coalición contra las Municiones en Racimo hace un llamado a aquellos países que aún no lo han hecho, a sumarse a la Convención sobre Municiones en Racimo.

La Convención de Municiones en Racimo ha sido firmada por 111 países, incluyendo algunos de los mayores usuarios, productores y con stocks en sus arsenales, tales como; Reino Unido, Alemania, Francia y Holanda. Veintidós de los veintiocho miembros de la OTAN ya se han sumado a la Convención.