Premio Nobel de la Paz 2017: un reconocimiento a la lucha contra las armas nucleares

Luego de una década de esfuerzos para prohibir las armas nucleares, la Campaña Internacional para Prohibir las Armas Nucleares (ICAN)  fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz 2017, en reconocimiento de su rol en la consecución del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares. ICAN está conformada por una coalición internacional de 468 organizaciones no gubernamentales en más de 100 países, de la cual la Asociación para Políticas Públicas (APP) es parte como miembro fundador de la Red SEHLAC.

La Ceremonia de entrega tendrá lugar en Oslo, Noruega, el 10 de diciembre. La Directora de APP, Pía Devoto junto a otros representantes de SEHLAC y organizaciones miembro de ICAN, participarán de la misma renovando su llamamiento a los gobiernos del mundo para que firmen y ratifiquen este crucial acuerdo. El Nobel de la Paz 2017 será recibido por la Directora Ejecutiva de ICAN, Beatrice Fihn, y Setsuko Thurlow, sobreviviente del bombardeo a Hiroshima en 1945. Segui la emotiva ceremonia de entrega en las Redes de SEHLAC: Twitter y Facebook minuto a minuto.

              

El tratado -adoptado en Naciones Unidas el 07 de julio de este año con el apoyo de 122 países y naciones- es un acuerdo histórico que representa un valioso estandarte en un mundo donde la amenaza de destrucción nuclear, actualmente no sólo prevalece sino que está escalando. Prohíbe categóricamente las peores armas de destrucción masiva hasta ahora diseñadas y establece un camino claro hacia su eliminación total. También es una respuesta a la preocupación -cada vez más profunda- de la comunidad internacional de que cualquier uso de las armas nucleares infligiría un daño catastrófico, generalizado y duradero a las personas y toda vida en nuestro planeta.

Este premio Nobel es un homenaje al esfuerzo y compromiso determinante de millones de activistas y ciudadanos de todo el mundo que, desde los albores de la era atómica, han protestado enérgicamente contra las armas nucleares, insistiendo en su ilegítimidad y en que deben ser eliminadas para siempre. También lo es para los sobrevivientes de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, los hibakusha, y víctimas de explosiones de ensayos nucleares en todo el mundo, cuyos testimonios inquebrantables fueron fundamentales para asegurar este logro histórico.

APP se enorgullece de ser parte de esta red de organizaciones que han trabajado desde el inicio para que este Tratado sea una realidad.  ICAN ha desempeñado un papel importante en la consecución del Tratado, incluso a través de la promoción, incidencia y la activa participación en conferencias de carácter diplomático. Pero nuestro trabajo no termina acá, sino que por el contrario, se requiere profundizar el esfuerzo y compromiso desempeñado hasta ahora y continuar trabajando en los próximos años para garantizar su plena implementación. Cualquier nación que busque un mundo más pacífico, libre de la amenaza nuclear, firmará y ratificará este acuerdo crucial sin demora.

La creencia de algunos gobiernos de que las armas nucleares son una fuente legítima y esencial de seguridad no solo es errónea, sino también peligrosa, ya que incita a la proliferación y socava el desarme. Todas las naciones deberían rechazar estas armas por completo, antes de volver a usarlas. Este es un momento de gran tensión global, cuando la retórica feroz podría llevarnos inexorablemente al horror indescriptible. El espectro del conflicto nuclear ocupa un lugar importante una vez más. Si alguna vez hubo un momento para que las naciones declaren su oposición inequívoca a las armas nucleares, ese momento es ahora.

ICAN, y todos sus miembros, aplaudimos a los países y naciones que ya han firmado y ratificado el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, e instamos a todos los demás a continuar su ejemplo. El mismo, habilita un camino a seguir en un momento de crisis alarmante. El desarme no es una quimera, sino una necesidad humanitaria urgente.

También agradecemos humildemente al Comité Nobel noruego, ya que este premio arroja una luz necesaria en el camino que el tratado de prohibición proporciona hacia un mundo libre de armas nucleares. Antes de que sea demasiado tarde, debemos tomar ese camino.

Más información: www.icanw.org

Tratado de Prohibición de Armas Nucleares y su proceso