SEGUNDA CONFERENCIA MINISTERIAL DE EXAMEN DE LA DECLARACION DE GINEBRA SOBRE VIOLENCIA ARMADA Y DESARROLLO

El 31 de octubre se celebró en Ginebra la segunda conferencia de revisión de la Declaración de Ginebra sobre Violencia Armada y  desarrollo. La Argentina participó del encuentro y declaró su apoyo a la iniciativa.

“La Argentina expresa su apoyo al Documento Final de esta Conferencia, al cual considera balanceado sin perder por ello la ambición a la que nos convoca la Iniciativa de la Declaración de Ginebra, de reducir los niveles de violencia armada”, sostuvo el Jefe de la Delegación argentina el Embajador Antonio Trombetta.

“Mi país adhirió a la Declaración en el entendimiento de que son las políticas de desarrollo, garantizadas por medio del acceso equitativo a los recursos económicos globales las que, a través de las mejoras en las condiciones de vida de nuestras sociedades, permitirán combatir la pobreza y contribuir, por ende, a reducir los índices de criminalidad y, por lo tanto, de violencia armada. Este es, precisamente, el concepto de base consagrado en la Declaracion de Guatemala” agregó Trombetta.

El representante de Argentina hizo hincapié en que la violencia se manifiesta de distintas maneras según las regiones y que los problemas no son los mismos en todos lados. “Comprender la existencia de estos escenarios diferenciados de violencia armada y sus particularidades nos permite diseñar políticas específicas y, por lo tanto, a plantear estrategias más efectivas para reducir sus consecuencias. Entendemos imperioso –en particular para nuestra región- considerar al desarrollo socio económico como una condición esencial para la mejora en los índices de violencia armada y comprender que tanto la seguridad como el desarrollo son conceptos que se refuerzan mutuamente”, explicó el Jefe de la Delegación argentina.

El Embajador Antonio Trombetta remarcó al Plan Nacional de Prevención del Delito desarrollado por el Ministerio de Justicia de la Nación -el cual, mediante el trabajo conjunto del Gobierno Nacional, los gobiernos provinciales, los municipios y la comunidad apunta a la prevención de los delitos callejeros- y al Plan Nacional de Entrega Voluntaria de Armas como importantes avances en materia de prevención en el país. Además, destacó avances en materia de legislación sobre armas de fuego en el bloque del Mercosur y Estados Asociados.

“A nivel global, un punto de referencia que consideramos ineludible lo constituye el UNPOA. Adicionalmente, el proceso del ATT  – iniciativa que la Argentina es co-autora- que permitirá concluir un instrumento internacional sobre criterios comunes para las transferencias de armas y con ello un futuro tan ambicioso como auspicioso”, agregó Trombetta. El representante argentino enfatizó en el valioso aporte que realizan las organizaciones de la sociedad civil en estos programas e iniciativas.

A modo de conclusión el Jefe de la Delegación argentina sostuvo que “la Argentina desea que la Conferencia de examen constituya un impulso concreto en el sentido que ha venido trabajando en todos estos años, con la firme convicción de que aunando nuestros esfuerzos en pos de la reducción de la pobreza, el desarrollo socioeconómico, la inclusión social, los valores democráticos, el buen gobierno y el respeto por la ley y los derechos humanos lograremos reducir y prevenir la violencia armada y mejorar, en definitiva, la calidad de vida de nuestras sociedades”.